El Curiosísimo Curioso Caso De Benjamin Button
Fecha Monday, 08 June a las 20:24:12
Tema El Callejón del Escribano


“Mi nombre es Benjamín... Benjamín Button y nací en circunstancias inusuales…” así comienza a narrarnos su historia uno de los personajes más extraños y a la ves extraordinarios que alguna vez se hayan visto en pantalla y que, por ende, resultan por demás atractivo.
Nacido de la pluma de F. Scott Fitzgerald, uno de los autores norteamericanos más reconocido, El Curioso Caso De Benjamín Button cuenta la historia de un hombre que, no se sabe exactamente por que motivo, vive la vida al revés, es decir, de la vejez a la niñez, viendo la vida de manera distinta al resto de los mortales.


“Mi nombre es Benjamín... Benjamín Button y nací en circunstancias inusuales…” así comienza a narrarnos su historia uno de los personajes más extraños y a la ves extraordinarios que alguna vez se hayan visto en pantalla y que, por ende, resultan por demás atractivo.
Nacido de la pluma de F. Scott Fitzgerald, uno de los autores norteamericanos más reconocido, El Curioso Caso De Benjamín Button cuenta la historia de un hombre que, no se sabe exactamente por que motivo, vive la vida al revés, es decir, de la vejez a la niñez, viendo la vida de manera distinta al resto de los mortales.
Prácticamente desde que este cuento fue publicado, allá por el lejano 1921, ha sido motivo de la curiosidad de diversos realizadores cinematográficos para llevarla a la pantalla, pero la complejidad del proyecto para mostrar de manera verosímil el proceso de rejuvenecimiento del personaje y envejecimiento de quienes lo rodean siempre fue motivo de desánimos para su realización.
El momento mas cercano en el que este proyecto estuvo a punto de ver la luz fue a mediados de los 80’s, cuando el reconocido cineasta Steven Spielberg se interesó en el proyecto, incluso hubo trabajo de post producción, pero enfrentarse al reto con los pocos recursos técnicos de la época lo convirtieron en otra salida en falso.
Fue hasta el 2004 que se decidió poner todo el empeño para que Benjamín Button fuera una realidad, así los productores Kathleen Kennedy y Frank Marshall convencieron al director David Fincher (realizador de películas como Se7en, El Club De La Pelea o Zodiaco) y unió esfuerzos con el guionista Eric Roth (adaptador de cintas como Forrest Gump o Munich) y Brad Pitt, actor por demás reconocido, quien fue uno de los motores más importantes del proyecto, pues el reto era interpretar este personaje de manera perfecta para que la audiencia se sintiera comprometida con la historia, ¡y lo sorprendente es que lo logra!.
La película arranca a finales de agosto del 2005 en el cuarto de un hospital de Nueva Orleáns donde una mujer espera pacientemente a que su madre muera, en torno a ellas el alboroto es mayor por la eminente llegada del huracán Katrina a la ciudad, la hija comienza a leer, a petición de su madre moribunda, un diario que cuenta la vida de Benjamín Button.
Benjamín llega al mundo, según el mismo relata, la noche del 11 de noviembre de 1918, el mismo día en que terminó la primera guerra mundial, para inmediatamente después de nacer perder a su madre y ser abandonado a las puertas de un asilo de ancianos por su padre tras horrorizarse del pequeño “monstruo” que su esposa dio a luz.
Así inicia el viaje existencial, emocional, físico y espiritual de este singular personaje que es testigo de acontecimientos de enorme belleza y naturaleza feroz a los que somos testigos los humanos todos los días, la diferencia es que Benjamín vive el tiempo hacia atrás y eso le confiere un campo de visión, por decirlo de alguna manera, más amplio.
En su viaje por la vida lo acompañarán varios personajes que forjarán su carácter a través de los años, en primer lugar su madre adoptiva Queenie (una sorprendente
Taraji P. Henson) una inglesa casada (Tilda Switon) con la que mantiene una relación física en Rusia, el capitán de un barco remolcador, su propio padre y el amor de su vida: Daisy (Cate Blanchett) todos ellos testigos del paso de Benjamín por el mundo.
Así El Curioso Caso De Benjamín Button es una interesante fábula moderna acerca de la fragilidad de la vida humana, de lo que ganamos y lo que perdemos a nuestro paso por esta tierra, es acerca del amor, la vida, el desamor y la muerte, es sobre la madurez y sobre la inocencia, sobre lo natural y lo sorprendente.
Sin embargo, yéndonos hacia el terreno meramente cinematográfico, la cinta no es otra cosa que un verdadero milagro técnico y artístico, y es que esta película pertenecía a la lista de los extraños casos de las obras literarias aparentemente irrealizables para el cine, por la complejidad de su trama y la logística requerida para su buen funcionamiento, en fin, todo un trabajo incansable por un increíble equipo técnico y artístico para hacer de ella un logro cinematográfico.
Aunque a momentos nos recuerde películas como Forres Gump (1994) y tiene ciertos elementos un tato sombríos en la trama, la cinta tiene vida propia, gracias sobre todo por la genial interpretación de Brad Pitt quien, sin tener nada que demostrar, logra una de sus mejores actuaciones dando vida a este hombre que nace de 85 años y muere de 6 meses.
Gran parte de este “milagro” se debe a una combinación de efectos digitales y la pericia de sus realizadores, los cuales realmente nos hacen ver a un Brad Pitt de 80 años así como uno de 7, sumergiéndonos de manera magistral en la historia.
Además la cinta tiene el plus de, a pesar de su duración (2 horas 45 minutos) ser entretenida y mantiene la atención con sus detalles argumentales y técnicos, de tal forma que tanto el espectado medio como los conocedores disfrutarán de este gran espectáculo





Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=285