“...a dormir... “
Fecha Wednesday, 13 February a las 18:09:27
Tema Terror y Microrelatos


Viernes, 22:00h. Decidí acostarme pronto ya que había sido un día duro de trabajo. Había madrugado bastante y estaba un poco cansado. Estaba solo en casa, ya que mis padres salen los Viernes a bailar con unos amigos. Así que tenia la casa para mí solo, a mi entera disposición para poder descansar. Es una casa grande, dos plantas y un sótano, en el cual guardamos todas las herramientas de trabajo de mi Padre, cosas viejas, etc... En los alrededores, campo y montañas. A mis padres nunca les gusto la ciudad y nos mudamos cuando tenía doce años.

Viernes, 22:00h. Decidí acostarme pronto ya que había sido un día duro de trabajo. Había madrugado bastante y estaba un poco cansado. Estaba solo en casa, ya que mis padres salen los viernes a bailar con unos amigos. Así que tenia la casa para mí solo, a mi entera disposición para poder descansar. Es una casa grande, dos plantas y un sótano, en el cual guardamos todas las herramientas de trabajo de mi Padre, cosas viejas, etc... En los alrededores, campo y montañas. A mis padres nunca les gusto la ciudad y nos mudamos cuando tenía doce años.
Me dispuse a dormir. Aquella noche hacia mucho frio y cogí un par de mantas del armario para taparme. Después de un día como aquel y de tomarte un vaso de leche caliente entras en un profundo sueño reparador, pero por poco tiempo...
Algo me sobresalto, un ruido, quizás algo golpeando en alguna ventana, no sé, era como si el viento golpeando en las ventanas susurrase mi nombre.
Di la luz de mi mesita de noche mire hacia la ventana pero no estaba abierta. Volví la mirada hacia la mesita y al ir a apagar la luz una sombra se movió en la pared de enfrente de mi cama. Estaba nervioso, asustado, no tenía siquiera fuerza para pulsar el interruptor y volver a cerrar los ojos. Mire hacia los pies de la cama y allí estaba, mirándome fijamente con sus ojos ensangrentados. Fueron solamente cuatro segundos, pero pareció una eternidad. Era como si esa persona hubiera estado allí siempre, esperando algo,... Algo que esa noche dejaría de esperar.
De repente se desvaneció, y yo continúe allí tapado hasta la garganta sin poder dejar de mirar hacia los pies de mi cama.
No podía cerrar los ojos ni siquiera para pestañear, cuando entonces lo vi de nuevo, esta vez acercándose lentamente hacia mí. Sin hacer ningún movimiento de caminar, flotando más bien sobre sí mismo, y otra vez esa mirada penetrante y fría impidiendo cualquier movimiento de mi cuerpo.
Estaba vestido con ropas mugrientas y oscuras, sin apenas color, pero lo más inquietante eran sus ojos. A los pocos segundos se volvió a desvanecer y yo ya no quise permanecer más tiempo en esa habitación.
Fui saliendo por toda la casa encendiendo todas las luces hasta llegar al salón. Encendí una vela, quizás como amuleto de protección, y la puse en la mesa que hay junto al sofá. Asustado me tape con una manta a esperar que volvieran mis padres contarles lo sucedido sin que pensaran que estaba loco o drogado.
Al poco rato me dormí... A la mañana siguiente desperté en mi cama sin saber si todo fue una pesadilla o realidad.
Mis padres no habían salido esa noche y les habían llamado de mi trabajo para que fueran a por mí. Estaba enfermo, con mucha fiebre y perdí el conocimiento. Me llevaron a casa, me acostaron. Todo fue a causa de una bajada de tensión acentuada por la fiebre y el estrés del trabajo.
Aunque todavía no se si creer que todo fue un sueño o si la muerte venia a por mí.






Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=277