Perla Negra
Fecha Sunday, 25 March a las 10:47:53
Tema Terror y Microrelatos


Lágrimas que nacen del suburbio de una materia ensangrentada, que se deslizan por el tórrido matiz de las causas ajenas y que sobresaltan al invidente ajeno a su desdicha.

Lágrimas que nacen del suburbio de una materia ensangrentada, que se deslizan por el tórrido matiz de las causas ajenas y que sobresaltan al invidente ajeno a su desdicha.

Parsimonia de aquel, que en su letargo es impasible al resto humano, que ensordece al escuchar repetidamente los silencios del crepúsculo hambriento de sed y calor, triste de aquel que ve, como su memoria es invadida por seres inhóspitos que no desean infundar maldad, consciente de su desdicha pálida de maravillas arriesgadas de vital juventud.

Lazos humanos retorcidos de deseo inalcanzable que jamás el ser hubiera imaginado en su letargo, rezos inmundos de belleza inigualable al amanecer de las tinieblas; ¡Pobre! del que en su añoranza lastima el que no hubiera podido ser especial, el que no ha sido llamado por su desdén a emplear la llave de la vida en favor del mundo cruel.

Noche tormentosa del calidad lúgubre, nunca hubo nada ni nadie que hallando la hospitalidad ajena hubiera calmado las risas de la nocturnidad penetrantes en el alma, rindiéndose al abismo oculto de los sentimientos exagerados, colmados de placer, riesgo, venganza, miseria...

Nunca debes sonreír al pasado de los sufrimientos, la esperanza de los sensibles alcanza los detalles misteriosos de los más débiles, la vida capaz de adaptar su lado más oscuro a las circunstancias de aquellos que no ven más allá de su calvario.

Eleva el sentimiento, alcanza la virtud de las aguas cristalinas de tu mente, nunca bajes las mejillas ariscas de pestilente placer, oculto de sabiduría repleta de ansiedad sublime de magia pálida de misterio eclipsado de potente realismo tan sólo desvirtuado por música celestial.

Nunca roces el triste pesar de los inconscientes, oye el culminar de las causas que envejecen al pasar de los lustros rojizos de malestar empleado en la reliquia de los moldes engalanados de sensualidad fúnebre.

Virtuosismo de ingenuidad maltrecha, dulces lamentos de poesía violentados de espinas candentes que en su lateralidad amplían el sentimiento de coraza resistente a la amenaza del moribundo, nacer del espíritu rebelde del que no deja la paz para inclinarse hacia la historia absoluta de los males descarados.

Y tú, deja de jugar con la vida en tus manos, con las armas del reto de la ciudad agonizante de ironía y delicadeza fluyente, jamás en sus delimitaciones existió el distanciamiento de aquella magia empleada en color oro, signo de una batalla pérdida y renacer del olvido milenario escabullido en su propio ego.

Perla negra, grisácea de marea chocante contra muros de cereza que dejan entrever los hilos de la caridad, deja que los ríos sigan su curso y que las dedicatorias destinen a su oyente a una fulminante caída al vacío de las noches malva.

Gatomalva







Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=260