Mi vida
Fecha Friday, 02 June a las 08:56:14
Tema Terror y Microrelatos


¿Mi vida? Una búsqueda de felicidad sin sentido, un amago de humillación reberberando por cada rincón de mis recuerdos arduas tempestades a las que no encontré solución. Mi vida, en pocas palabras, ha sido un desastre

Nací un 31 de diciembre, en medio de una tempestad gélida; mi madre, arrancando pasos de la desesperación, andaba entre la nieve y la tormenta que azotaba a quien osase retar la gran fuerza de la naturaleza. Su única compañía, un feto a punto de nacer, un feto que se la llevaría para siempre. Nunca me pregunté si fue mi culpa o no que mi madre muriese por darme a luz, pero creo que le hize un favor bastante grande.
A los pocos segundos de dar a luz, mi madre me tapó con la única manta que llevaba y se dejó morir, protegiéndome entre sus brazos inertes del fuerte frío. Mas mi oscura pesadilla solo acababa de empezar. A las pocas horas, cuando mi madre conservaba todaví el poco calor que poseía antes de fallecer, un carro con dos hombres pasaba por allí. Pararon, y sus amarillos dientes lucieron la maldad de un alma maldita y escalofriante que iba a pagar muy caro el resto de mis 18 años.
Me mandaron a una casa de prostitución que habían comprado poco tiempo atrás, para que las "señoritas de compañía" se hicieran cargo de mí hasta que tuviera uso de razón. Más que hacerse cargo de mí, se deshacieron de mí, sobornando a una campesina humilde que me criara hasta que los dos hombres vinieran a por mí. Ella aceptó, pero nunca me dio el cariño que esperaba de una persona. Solo me alimento, y cuando llegó la hora de la "dulce despedida" solo alcancé a ver la tímida sonrisa que su maldita alma dejaba escapar al ver el saco de oro que le dieron las prostitutas.
Los dos hombre vinieron a por mí, pero yo me vengaría al cabo de un tiempo de ellos, sí señor. Ellos lo merecían, lo merecían, se lo tenían merecedio, hicieron de mi vida un infierno...
Me vendían a los muchos hombres sin escrúpulos que acudían a negociar con ellos, y el dinero que ganaba se lo quedaban ellos para gastárselo en alcohol. Pero un día le di su merecido a uno de ellos, cuando todavía no habí cumplido los 16 años. Todavía sueño con ese momento de placer en el que le vi sangrando, amarillo y putrefacto finalmente por un veneno letal que le proporcioné a la bebida para que le diera un sabor,um, cómo decirlo... ¡Ah, sí! ¡Más sutil!
Al otro bastardo esperé a matarlo hasta que cumplí los 18 años. ¡Cuánto disfruté matando a ese tipo! Primcero, cogí un cuchillo, el más largo que encontré, y cuando dormía, le abrí de tajo el cuello. Qué placer sentí. A partir de ahí, decidí matar a todos aquellos que hicieron de mi vida un infierno. Por las noches tengo dulces sueños de cómo fueron esos asesinatos, y cuando despierto, tengo ganas de más, de más, de más...
Gracias a ellos, me he convertido en una asesina, una asesina vengadora que hasta que no muera, seguirá matando para satisfacer sus ansias de matar."

Esta inscripción la encontró en una tumba de un pueblo un turista apasionado por las mentes asesinas y psicópatas. Días después, apareció muerto en su casa con un tajo en su garganta, y al lado dejó el siguiente escrito: "Gracias a ELLA me he convertido en un asesino que se quita la vida antes de hacer daño a las personas que me lo hicieron a mí"





Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=249