El origen del alma
Fecha Monday, 20 February a las 06:06:22
Tema Azul Y Verde


El alma, no es nada y a la vez es mucho, no la vemos pero existe en nuestras mentes desde que el hombre tuvo la facultad de preguntarse que había más allá de la muerte y de ser plenamente consciente de su existencia.

El alma, no es nada y a la vez es mucho, no la vemos pero existe en nuestras mentes desde que el hombre tuvo la facultad de preguntarse que había más allá de la muerte y de ser plenamente consciente de su existencia.
El hombre vive la vida y es. Cada uno de nosotros somos, y por instinto, nunca deseamos dejar de ser, entonces ¿para que dejar de ser?, si realmente no sabemos lo que sucede después de la muerte, mejor pensar que seguiremos siendo, y de ahí el humano pensamiento de la existencia de un alma que perdura aun después de la muerte de su anfitrión humano.
Muchas cosas se dicen sobre el alma, pero a mi todo me parece confuso. A ver, si me muero, ¿que le pasa a mi alma?, ¿va al infierno?, ¿al paraíso?, ¿subirá a otro nivel de conciencia o se reencarnara en otro animal?, ¿quizás en una rata o en un ser humano bueno y virtuoso? Según nuestros actos en vida, nadie lo sabe con certeza, de hecho no podemos decir que exista, pero el hecho de que pensemos que el destino de nuestro espíritu tras la muerte, dependa de nuestros actos, hace que el alma, siendo nada, sea realmente un factor determinante en el modo de actuar de los individuos, es como la zanahoria que hace avanzar al potro sin llegar nunca a alcanzarla, la idea de que nuestra alma trasciende, es esa zanahoria que ha sido utilizada por las religiones para modelar el comportamiento de las culturas y sus integrantes. Es curioso, algo insustancial e indemostrable, ha sido y es la golosina que se nos promete por ser buenos o por comportarnos tal como la religión, que cada uno adopta, desea que nos comportemos, siendo un instrumento poderoso a la hora de forjar culturas e imperios ideológicos.
Pero dejando a parte los efectos que el deseo de inmortalidad causa en las sociedades, me pregunto, como decía al principio, si el alma existe , ¿dónde va una vez morimos?, ¿Dónde descansa o yace antes de entrar en un cuerpo?, aquí me vuelvo a liar.
El primer ser humano, tal como lo conocemos, apareció en la tierra hace mas o menos ciento y pico mil años, en África, ¿que pasó entonces con este primer ser humano?,¿ya nació con alma? ¿Habían almas esperando que la evolución originase a un ser como nosotros para poder introducirse en ellos?, ¿o sencillamente, el ser humano apareció en la tierra y con él el concepto de alma, sin ser real su existencia? Pero pensemos que alma existe, pues para ello, se han formulado ideas curiosas. Una dice que el alma no solo se alberga en el hombre, sino también en el resto de animales, con lo que podemos pensar, que un alma albergada en un león de dientes de sable, al morir este, transmigró a ese primer ser humano, y así queda resuelto el problema de donde provenía el primer alma que se albergó en el primer ser humano. Pero de donde provenía ese alma, pues hace millones de años no habían leones de dientes de sable, pero bueno estaría en una musaraña, y millones de años antes en un pájaro, y antes en un diplodocus, antes en un trilobite y aun antes en una medusa, ¿pero donde estaban cuando en la tierra solo habían amebas y bacterias?¿donde estaban cuando hace cinco mil millones de años nuestro planeta no era mas que un gran volcán con una atmósfera sulfurosa y la vida no había nacido. ¿Dónde estaban hace quince mil millones de años cuando el universo estaba concentrado en un minúscula porción de espacio? ¿Acaso se produjo el big bang y a medida que se formó el universo fueron apareciendo almas a la espera de que en algun planeta se originase la vida, o acaso, la vida originó las almas? Todo es engorroso y no cuadra con nada, lo que me lleva a pensar que su existencia sea una de las muchas fantasías que somos capaces de crear, es el nombre que le ponemos a nuestra identidad psicologica, es una ilusión a la que nos agarramos y nos da fuerzas, pero nada más que eso una ilusión, una ilusión que por sus características existe en nuestras mentes, pero probablemente no sea nada fuera de ellas.






Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=235