Mi pesadilla
Fecha Sunday, 15 January a las 06:47:15
Tema Terror y Microrelatos


Mi peor pesadilla siempre ha sido ser despertado en plena noche por alguien, que susurrándome mi nombre al oído, me hiciera encender la luz comprobando que mi cama estaba rodeada de niños mirándome todos ellos fijamente y en silencio, con los rostros serios y desencajados esperando la más mínima señal para saltar sobre mi, y eso mismo me estaba pasando en este preciso momento.

Mi peor pesadilla siempre ha sido ser despertado en plena noche por alguien, que susurrándome mi nombre al oído, me hiciera encender la luz comprobando que mi cama estaba rodeada de niños mirándome todos ellos fijamente y en silencio, con los rostros serios y desencajados esperando la más mínima señal para saltar sobre mi, y eso mismo me estaba pasando en este preciso momento. Preso del pánico no me atrevía hacer nada, ni moverme, ni gritar, por miedo a la reacción de aquellos seres que no sabía de donde podían haber salido sino de un rincón de mis peores sueños, los mire uno a uno, habían seis ¿quienes eran? ¿seria posible que estuviera pasando? ¿O era otra vez esa maldita pesadilla que se repetía con demasiada frecuencia? Cerré los ojos de nuevo y con cuidado intente apagar la luz, en un intento desesperado de conciliar el sueño, dejando atrás todo aquello que me resistía a creer que estuviera pasando, en aquel momento me cogieron de la mano haciéndome gritar como jamás pensé que pudiera, al abrir los ojos ya no había nadie alrededor de mi cama, intente calmarme pero el corazón parecía que se me iba a salir del pecho, me incorporé, una vez sentado miré alrededor pero mi habitación hace un momento llena de niños estaba vacía, solo mi miedo y yo nos encontrábamos en ella, cuando pude recuperarme volvió a mi la idea de que todo hubiera sido la pesadilla de siempre no explicándome como esta vez había parecido tan real, me acosté otra vez y apagué la luz sin ningún sobresalto, ya algo mas calmado, se dibujo una sonrisa en mis labios y pensé en lo estupido de la situacion, completamente convencido de que todo había sido producto de mi imaginacion. Cerré los ojos, en aquel instante una voz me susurró al oído, buenas noches y bienvenido, dejándome congelado, tanto por su gélido aliento como por el terror que ahora si invadía todo mi ser.





Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=232