Día de la mujer trabajadora: una lucha por la dignidad
Fecha Thursday, 08 September a las 05:21:14
Tema Pasajes de la Historia


Ell día de la mujer trabajadora se celebra cada 8 de marzo, como homenaje a los múltiples logros conseguidos por las mujeres en el último siglo y a su vez un recordatorio de que el camino hacia la igualdad de oportunidades entre los dos sexos aún no ha llegado a su fin y hay que continuar recorriéndolo.

Ell día de la mujer trabajadora se celebra cada 8 de marzo, como homenaje a los múltiples logros conseguidos por las mujeres en el último siglo y a su vez un recordatorio de que el camino hacia la igualdad de oportunidades entre los dos sexos aún no ha llegado a su fin y hay que continuar recorriéndolo.

Decía Napoleón Bonaparte que "las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo", y en cierto modo la historia que encierra el 8 de marzo, que en realidad son 3 historias y no una sola, es una auténtica batalla por la dignidad.

La primera de nuestras historias nos lleva al 8 de marzo de 1495 y al 8 de marzo de 1550, fechas en que nació y murió San Juan de Dios, personaje que rescató a muchas mujeres de los burdeles y les logró formación y trabajo para salir adelante dejando la vida de los prostíbulos.

La segunda historia se remonta al 8 de marzo de 1857, cuando en la ciudad de Nueva York, cientos de mujeres pertenecientes a una fábrica de textiles organizaron una marcha protestando porque recibían salarios muy inferiores a los de los hombres y trabajaban en condiciones infrahumanas. Las manifestantes fueron dispersadas por la policía, pero dos años después crearon su primer sindicato.

Pero la historia más recordada y también la más dramática tuvo lugar el 8 de marzo de 1908, también en la ciudad de Nueva York. Un grupo de trabajadoras de la Cotton Textile Factory se declararon en huelga reividicando el mismo salario que los hombres, el descanso dominical, la reducción de la jornada laboral a 10 horas y el derecho a la lactancia. El dueño de la fábrica, cerró las puertas con las manifestantes dentro y le prendió fuego al local. 129 mujeres, 129 mártires de esta lucha por la dignidad, perdieron la vida.

Al final, con el tiempo, las mujeres consiguieron poco a poco que sus derechos se fueran igualando a los de los hombres, y que tanto las unas como los otros fueran logrando unas condiciones de trabajo cada vez más dignas. En ese sentido, y aunque queda mucho por hacer, se puede decir que las mujeres ganaron la batalla, pero que los hombres también salieron ganando con estos logros. Y es que, como decía Napoleón, "las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo".





Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=211