La verdadera historia del Primero de Mayo
Fecha Tuesday, 06 September a las 11:23:54
Tema Pasajes de la Historia


El 1 de mayo de 1886, tras dos años de preparativos, miles de trabajadores de Estados Unidos y Canadá se echaron a la calle reivindicando una jornada laboral de 8 horas. Los sucesos transcurrieron con normalidad en la mayoría de los lugares. Sin embargo, en la ciudad de Chicago, la huelga adquirió unos tintes dramáticos.

El 1 de mayo de 1886, tras dos años de preparativos, miles de trabajadores de Estados Unidos y Canadá se echaron a la calle reivindicando una jornada laboral de 8 horas. Los sucesos transcurrieron con normalidad en la mayoría de los lugares. Sin embargo, en la ciudad de Chicago, la huelga adquirió unos tintes dramáticos.

Chicago se había paralizado por completo, con la excepción de la fábrica de maquinaria agrícola Mc Cormick. Para muchos trabajadores, la huelga no era un derecho, sino un deber, y no comprendieron que los obreros de Mc Cormick, por la razón que fuera, prefirieran no secundarla. Por eso, dos días después se convocó una nueva manifestación delante de esta fábrica, manifestación por otra parte nada pacífica ya que se buscó el enfrentamiento directo con los esquiroles.

La Policía hizo acto de presencia, y ante los graves disturbios tomó una decisión bastante cruel como fue la de disparar contra la multitud, causando 6 muertos, a los que pronto se les dió el tratamiento de mártires.

El 4 de mayo hubo una nueva concentración de trabajadores mucho menos concurrida. Cuando la policía se acercó ante la sospecha de más que previsibles disturbios, alguien lanzó un objeto contra ellos, hiriendo a 60 policías y matando a 7 de ellos. A estos 7 policías, por cierto, nadie les dio el tratamiento de mártires. En esa jornada murieron otros 38 obreros tras un tiroteo iniciado por la policía a raíz del lanzamiento del artefacto.

Esta historia supone, para muchos, el inicio del Primero de Mayo como Día del Trabajo. En realidad todo había empezado hacía más de medio siglo.

El refinado poeta alemán Heinrich Heine nunca perteneció al grupo social de los trabajadores, sino que mientras algunos obreros trabajaban horas y horas en pésimas condiciones, él se dedicaba a escribir sus Crónicas de viaje y su poesía luminosa. Sin embargo, por uno de estos azares de la vida, se convirtió en un buen amigo de Carlos Marx. El poeta Heine había sido expulsado de Alemania el 1 de mayo de 1831, fecha elegida por Marx, como homenaje a su amigo, para establecer el Día del Trabajador Revolucionario. El hecho de que pasaran los años y nadie hiciera caso a esta caprichosa ocurrencia de Marx, hicieron necesario resucitar el espíritu de la revolución a raíz de los acontecimientos de 1886, cuyo momento más dramático no se vivió el día 1 de mayo, sino el día 4.

El verdadero origen del 1 de mayo, lo encontramos por tanto, en el homenaje que quiso hacer Carlos Marx a un buen amigo suyo que nunca fue obrero, y al que los trabajadores de aquella época, seguramente, hubieran despreciado.





Este artículo proviene de El Portal de la Rosa de los Vientos
http://rosavientos.es

La dirección de esta noticia es:
http://rosavientos.es/modules.php?name=News&file=article&sid=210