Buscar
   
Volver a la página principal Chatea con montones de oyentes del programa Deja un mensaje para que todos sepan que has estado aqui y dinos que te ha parecido la página Envianos tus propias noticias o articulos para que sean incluidos y todo el mundo pueda leerlos Entra en tu panel de control de usuario donde podrás configurar muchas opciones Si estar conectado com usuario registrado aqui podrás desconectarte
    Registrate
Articulos y Noticias
· La Zona Cero
· Azul y Verde
· Pasajes de la Historia
· Terror y Relatos
· Materia Reservada
· Callejon del Escribano
· Secciones Antiguas
· Entrevistas

Otras Opciones
· Descargas
· Foros de Opinion
· Lista de Miembros
· Mensajes Privados
· Almacen de Articulos
· Recomiendanos
· Tutoriales
· Enlaces

Usuarios Conectados
Actualmente hay 1 invitados, 1 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

El hijo no deseado

Terror y Microrelatos Mariloli escribió "Hola, me llamo Victoria. Creo que fue porque mis padres tardaron muchos años en concebirme y ya no tuvieron más hijos. Realmente, ellos no tuvieron más hijos porque no pudieron, pero yo no quería tenerlos.

Hola, me llamo Victoria. Creo que fue porque mis padres tardaron muchos años en concebirme y ya no tuvieron más hijos. Realmente, ellos no tuvieron más hijos porque no pudieron, pero yo no quería tenerlos. Siempre había sido muy libre y no quería ataduras de ese tipo. Tampoco me gustaban mucho los críos, la verdad. Sí, me gustaba jugar un rato con los hijos de mis amigos, pero de ahí no pasaba. Todo cambió cuando conocí a Miguel. A él sí le gustaban los niños y estaba deseando tenerlos. Estuvimos saliendo durante un tiempo, hasta que nos casamos. Al principio todo iba bien, éramos jóvenes, teníamos unos buenos trabajos, lo que nos permitía vivir acomodadamente y hacer algún viaje de vez en cuando, y sobre todo, nos queríamos. Yo nunca hablaba de hijos, para ver si a mi marido se le pasaba un poco de la cabeza, pero al poco tiempo él empezó a pedírmelos. Discutíamos mucho sobre este tema, porque realmente yo no quería, le había cogido hasta miedo al parto. Y luego tantas malas noches... y tantas preocupaciones. Pero las mujeres hacemos tantas cosas por amor que al final cedí. Me quedé embarazada enseguida, para desdicha mía. Nunca se lo dije, pero hice durante mi embarazo casi todo lo que no se le recomienda a una mujer en estado, como fumar, beber, mucha cafeína, deportes fuertes, ropa excesivamente ajustada, juntarme con enfermos y un sinfín de cosas mal hechas. Mi ginecólogo me decía en mis visitas mensuales que todo iba bien, que iba a tener un bebé precioso. Yo, al principio, me trastornaba, con esto. Sólo me había quedado embarazada para contentar a Miguel, pero conforme pasaba el tiempo, me ilusionaba la idea de ser madre. Pero a la vez me daba miedo por todas las cosas que había hecho mal para perjudicar al feto. Cosas que por supuesto no le había contado a nadie. Ahora me avergonzaba. No sabía cómo iba a salir mi bebé, si estaba bien, si en las ecografías se podía ver todo. No sé, pero no podía dormir bien. Un mes antes del parto, me despertaba continuamente, chillando y sudando. Miguel me apoyaba mucho. No sé qué habría sido de mí sin él. Y estaba deseando que naciera el bebé. Eso, pensaba entonces, sería nuestra felicidad completa. Llegó el día del parto. En cuanto lo noté llamé a Miguel a su trabajo, y vino enseguida para llevarme al hospital. Ambos estábamos nerviosos. Miguel estaba emocionado. Lo mío era distinto... había empezado a tener un miedo que no podía explicar. Me salía de dentro. Cuando por fin, y después de unas horas, nació nuestro hijo, se lo llevaron para reconocerlo. Yo me encontraba muy cansada, y con una sensación de angustia, que no había sentido nunca antes. Miguel estaba eufórico, llamando a toda la familia y amistades. Yo evitaba mirarle, para que no notara mi miedo tonto. Al poco llegó un médico. Dijo que no tenía demasiadas buenas noticias. Que el niño iba a sufrir del corazón seguramente toda su vida. Tendría que empezar a tomar medicación cuanto antes y nunca podría llevar una vida normal. Cuando nos dijo esto, nos miramos los dos muy tristes. Yo creí que todo el miedo que había sentido hasta ese momento era por esto y en cierto modo me sentía aliviada, aunque suene cruel. A los dos días estábamos de regreso en casa, ya los tres juntos. Miguel volvió al trabajo y yo me quedé sola en casa por primera vez con el pequeño. Una fuerte sensación de pánico me estaba invadiendo la mente, que incluso no me dejaba respirar bien. Estaba en el cuarto de baño, buscando un válium, cuando el bebé empezó a llorar. Se calló en cuanto me acerqué a su cuna. Entonces, ... me sonrió, enseñándome todos sus dientes.... El terror que sentí ya casi me había matado cuando dijo: Hola mamá, espero que te alegres de que esté aquí. Ahora, su risa era demoníaca.... "

 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Terror y Microrelatos
· Noticias de Raulv


Noticia más leída sobre Terror y Microrelatos:
“...a dormir... “


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.11
votos: 35


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


"El hijo no deseado" | Entrar/Crear Cuenta | 3 Comentarios | Buscar Discusión
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor

Re: El hijo no deseado (Puntuación 1, Offtopic)
por davidlgd el Tuesday, 15 May a las 15:39:09
(Información del Usuario | Enviar un Mensaje)
No esta mal la historia, supongo que lo llamaras DAMIAN ¿no?... te animo a que sigas escribiendo por el foro y continues la historia. un saludo. David